4 hábitos destructivos de los traders

Actualizado: hace 8 horas


Todos los traders tenemos errores. Es parte del juego.


Podemos sobrevivir a los errores puntuales que podamos tener, abrir una posición antes de tiempo, equivocarnos con el tamaño de la posición… Pero no podremos sobrevivir si tenemos malos hábitos.


Un mal hábito puede comportarse igual que una posición en pérdidas, en la que cada vez perdemos más y más dinero, destruyendo nuestro potencial y, también, nuestro capital.


Así que voy a indicarte 4 hábitos destructivos con los que necesitas romper lo más pronto posible:


1. ABRIR LA POSICIÓN DEMASIADO PRONTO


Has hecho tus deberes, estudiado el mercado, y estás preparado para la acción.


Observas cómo los gráficos van dibujando las velas y los precios se mueven rápido, al son de los destellos verdes y rojos que iluminan los precios.


Uno de lo gráficos capta tu atención y ves que se está formando un patrón, y decides abrir la posición:


“Estoy seguro que el patrón se va a confirmar, lo he estudiado, por lo que me anticipo al resto, abriendo la posición antes a un mejor precio”.


Durante los 10 minutos siguientes no apartas la vista del gráfico, esperando la confirmación que tu instinto te dice, pero que no llega.


Cambias el gráfico y compruebas otros periodos de tiempo buscando si la entrada ha sido la correcta, y en el momento en que te das cuenta que te has precipitado y que la operación no estaba listo, entonces salta tu stop loss con una pérdida de 150€.


Una buena organización te ayudará a cometer errores como este. Tu entorno refleja tu estado mental, así que organiza tus monitores y la disposición de los gráficos correctamente.


Si utilizas varios monitores, mantén los gráficos principales junto con los activos que quieres operar en el monitor principal.


Separa de tu vista los elementos secundarios, como los gráficos en los que se pueden estar formando potenciales trades.


Si utilizas un único monitor o un portátil, dedica gran parte de la pantalla a los elementos prioritarios, y mantén una lista mínima de seguimiento de activos de acuerdo a la calidad de los patrones. Esto te permitirá mantenerte centrado en los patrones de mayor calidad y, por tanto, mayor probabilidad de éxito.


2. DUDAS A LA HORA DE ABRIR UNA POSICIÓN


El trading necesita un equilibro sano entre el miedo y la codicia. La codicia te puede llevar a actuar demasiado pronto y el miedo te puede dejar completamente inactivo.


Las dudas generalmente desembocan en perder operaciones ganadoras.


Decidir no abrir una posición en un patrón malo o mediocre es una decisión inteligente.


En algunas ocasiones sentirás frustración porque observarás que algunas formaciones de precio de baja calidad se convierten en operaciones ampliamente ganadoras de las que tú no participas.


En otras ocasiones, algunos gráficos darán la señal de entrada y se desarrollarán a favor antes de que hayas terminado de hacer la evaluación de la posible operación.


A veces ocurre.


Sin embargo, el miedo a perder no debería ser la razón principal por la que no ejecutes una operación.


Si tu estado de ánimo ese día es tal que tienes miedo a perder, apaga el ordenador y no operes ese día, de lo contrario, lo más probable es que te arrepientas de no haber hecho ciertas operaciones y de gestionar mal aquellas que has ejecutado.


¿Cómo podemos darnos cuenta de si nuestra principal motivación es no perder?


Pues, por ejemplo, un movimiento prematuro del stop loss a breakeven es uno de los síntomas más comunes en el trading para alertarnos de que nuestra motivación ese día es el miedo a perder dinero.


Escribe tus pensamientos en tu diario de trading. Encuentra el equilibrio entre tus pensamientos de miedo y de seguridad.


Algunas veces, el miedo no aparece hasta que estás en la mitad de la sesión de trading, cuando sientes pánico por perder las ganancias que has generado durante el día, o de si seguir operando para hacer más significativas las pérdidas que has generado.


3. SALIR MUY PRONTO DE UNA OPERACIÓN


Algunas veces cerrarás tus posiciones de forma prematura, incluso cuando hayas definido adecuadamente los límites de riesgo y objetivos.


Puede que cierres prematuramente la posición para evitar perder todo el riesgo asumido con el stop loss y acto seguido ver cómo la posición se da la vuelta y llega hasta el objetivo previsto.


Si esto te ocurre con mucha frecuencia, simplemente reduce la posición de tus operaciones, reduce la cantidad de dinero que estás dispuesto a perder, porque, en realidad, has sobrevalorado tu tolerancia a perder el dinero que estás dispuesto a arriesgar.


En otras ocasiones, cerrarás una posición antes de que alcance tu precio objetivo. Para evitar esto, escribe tus operaciones en un papel, a mano. Describe el patrón que ves, el precio de entrada y el objetivo basado en las reglas de tu plan de trading, esto te ayudará a no tomar decisiones solamente basadas en las pérdidas o ganancias no realizadas.


4. CERRAR MUY TARDE DE UNA OPERACIÓN


¿Quieres reventar tu cuenta de trading?


Entonces no ejecutes tus stops predeterminados en una operación perdedora y déjalos correr a ver si se da la vuelta a tu favor.


Algunas veces hay una buena razón en ampliar un stop, pero ignorar repetidamente los límites de riesgo y rezar porque las posiciones se den la vuelta y vayan a tu favor es lo que destruirá tu vida como trader.


La primera pérdida es la mejor pérdida, por lo que tienes que aceptar que algunas veces estarás equivocado.


Por otro lado, si tienes dudas de ejecutar ganancias cuando los precios alcanzan tu objetivo, entonces tienes que trabajar más en tu plan de trading.


Tanto los objetivos como la gestión de la posición tienen que estar determinados antes de abrir una posición.


Si tus ganancias en una posición ganadora no te motivan lo suficiente como para tomar esos beneficios, entonces lo más probable es que no estés arriesgando lo suficiente.


CONCLUSIÓN


Corregir los malos hábitos es un asunto totalmente personal, y por experiencia sé que no es fácil.


Sin embargo, si puedes identificar tus propias malas tendencias y eliminarlas, verás una mejora en tu cuenta de resultados.


Recuerda, hay dos maneras de ganar más dinero:

  • Hacer más cosas bien.

  • Hacer menos cosas mal.

¡Así que hagamos menos cosas mal!

9 vistas

© 2017-2020 DRD Investments | Aviso legal